Para una mejor calidad de vida, siempre se debe activar de diferentes formas a nuestros adultos mayores. Con actividad física e intelectual. Son pequeños detalles que hacen que las personas se mantengan alertas con todas sus capacidades enérgicas.