RECONECTA CON TU MÉDICO. Un gran número de adultos mayores ha retrasado la atención médica por miedo al covid-19. Ahora que la mayoría de ellos se han vacunado, deberían programar visitas con los médicos de atención primaria y para las revisiones de atención preventiva, como mamografías, limpiezas dentales, exámenes oculares y revisiones auditivas.

PIDE QUE SE EVALÚE TU FUNCIONAMIENTO. Las visitas de atención primaria deben incluir una evaluación básica del funcionamiento físico de los pacientes de edad avanzada. Como mínimo, los médicos deberían preguntar: «¿Tienes dificultades para caminar medio kilómetro o subir un tramo de escaleras? ¿Ha cambiado tu forma de realizar tareas ordinarias, como vestirte?».

MANTENTE FÍSICAMENTE ACTIVO. Los expertos recomiendan realizar algún tipo de actividad física con regularidad (un paseo por el parque, ejercicios en silla en casa, programas de fitness en video).

MANTÉN UNAS EXPECTATIVAS REALISTAS. Si tienes miedo de empezar, prueba un poco de actividad y ve cómo te sientes. Luego prueba un poco más y ve si te sientes bien. «Este tipo de exposición repetida es una buena manera de lidiar con el miedo residual y la indecisión.

ALIMÉNTATE BIEN. Asegúrate de llevar una dieta balanceada que incluya una buena cantidad de proteínas. El consumo adecuado de proteínas es aún más importante para los adultos mayores en épocas de estrés o cuando son sedentarios y no realizan mucha actividad, señaló un estudio reciente sobre el envejecimiento saludable durante el covid-19.

ALIMENTACIÓN EN PANDEMIA: “Está en nuestras manos reforzar las defensas”

Reestablece las rutinas. Tener una estructura al día que implique interacciones sociales, ya sean virtuales o en persona, y diversas actividades, incluyendo algo de tiempo al aire libre cuando hace buen tiempo, es importante para los adultos mayores.

Las rutinas son especialmente importantes para las personas mayores con deterioro cognitivo, que tienden a estar mejor cuando sus días tienen una estructura fiable y saben qué esperar.

Las rutinas al final del día también son útiles para abordar los problemas de sueño, que se han vuelto más comunes durante la pandemia.