Con un entretenido taller de «Estimulación Motora», nuestros adultos mayores bailaron al son de la música, mientras movían sus cuerpos. Pasaron un buen tiempo sonriendo, cantando y sin darse cuenta; realizaron un exhaustivo trabajo muscular y motor. Maravilloso día que terminó con la celebración de la vida.