Si aún no la conoces, este tipo de terapia ocupacional ayuda a cada vez más personas mayores a realizar sus actividades de la vida cotidiana de manera autónoma.
Desde hace varios años, son cada vez más las residencias que están comenzando a implementar este tipo de terapia en su plan de trabajo, debido a los beneficios que esta les proporciona a sus residentes.

¿Qué es la terapia ocupacional?

La terapia ocupacional se centra en el uso de herramientas y actividades didácticas, físicas y mentales que buscan mejorar la independencia del adulto mayor, promover su desarrollo y prevenir las complicaciones de la edad.
De hecho, la mayoría de residencias que emplean la terapia ocupacional en su plan de trabajo logran un incremento en la calidad de vida de sus residentes. Además, esta terapia se realiza teniendo siempre muy en cuenta su bienestar emocional.

¿Qué beneficios tiene la terapia ocupacional en el adulto mayor?

• Uno de los principales beneficios de este tipo de tratamiento es que mejora la vida diaria, crea un entorno verdaderamente confortable para las personas mayores y ayuda significativamente a su autoestima.
• Pero estos no son todos los beneficios. A continuación, mencionamos otros aportes positivos que la terapia ocupacional puede ofrecer a las personas:
• Retrasan el envejecimiento, ayudan a la salud mental.
• Ofrece una oportunidad de aprendizaje tanto de procedimientos, como de técnicas para conocer como es el funcionamiento de los mecanismos de ayuda.
• Ayuda a prevenir las lesiones físicas a las que son propensos los adultos mediante ejercicios musculares y articulares. Esto ayuda a que puedan mantener durante más tiempo una buena salud.
• Favorece el desarrollo de la motricidad y los sistemas sensoriales, mejora la memoria y la estimulación cognitiva.

¿Qué tipo de terapia ocupacional se ofrece en nuestro Eleam?

• Estimulación cognitiva: estas actividades mejoran las funciones cognitivas generales, como la resolución de problemas, la planificación, el razonamiento y el control a través de ejercicios de memoria, percepción, atención, concentración, lenguaje, función ejecutiva y más.
• Estimulación sensorial: este tipo de actividad promueve las funciones cognitivas superiores (lenguaje, creatividad, razonamiento, entre otros)
• Actividades psicomotoras potenciadas: esto puede hacer que las personas mayores sean más conscientes de su propio cuerpo y de cómo está cambiando.
• Integración lúdica y social: la diversión favorece las relaciones interpersonales y la integración social. Se logra mantener una capacidad de producción constante e incide significativamente en reducir la enfermedad y depresión.